FINANZAS Y NEGOCIOS

Las plataformas Genie y su importancia en la restauración de edificios históricos

La Ciudad de México se caracteriza por tener un vasto patrimonio arquitectónico. En realidad no tiene nada que envidiarle a otras urbes, ya sea por su herencia europea como por la maestría de los arquitectos que supieron brindarle esplendor y belleza en los siglos pasados y que aún se conserva.

De hecho, esa necesidad de conservación arquitectónica surge porque los seres humanos necesitan de esa memoria, de los antecedentes de saber quiénes somos como sociedad y de qué cultura provenimos. Y como en la Ciudad de México conviven ruinas de antiguas pirámides así como las iglesias de altos techos, también hay monumentos que han necesitado de herramientas para su cuidado como las plataformas Genie.

Y es que la mayoría de las casas que hoy albergan secretarías de Estado o museos, cuentan con techos altos o piezas murales que necesitan de restauración y las plataformas de tijera son muy útiles para alcanzar estas alturas, o bien para monumentos al aire libre.

Una plataforma de este tipo puede llegar a los 12 metros de altura con una capacidad de 318 kilos y lo más importante es que se extiende para permitir el trabajo de manera estática en superficies firmes.

Poseen tracción en las ruedas delanteras y radio de giro interior cero para una excelente maniobrabilidad en espacios que sean muy estrechos, como obras de la construcción que tengan que desmontarse poco a poco si es que están sobrecargadas.

Existen varios tipos de plataformas y además de desplazar a las personas que realizan trabajos de restauración, también pueden mover materiales. Su objetivo, que los trabajadores lleguen hasta el punto más alto, ya que a veces usar andamios puede ser peligroso por lo que es importante siempre tomar muy en serio las normas de seguridad y evitar accidentes.

Un ejemplo son las plataformas de tijera eléctricas que producen bajas emisiones y brindan la facilidad de trabajar en ambientes en los que no se puede hacer ruido.

Son muy solicitadas en diversos rubros, no sólo en el de conservación también en el mantenimiento de instalaciones industriales ya sean interiores o exteriores; en las instalaciones de construcción, en redes de cableado, para colocar señalamientos, para la publicidad, para eventos como conciertos, en las telecomunicaciones, en fin, son muy versátiles y piezas clave en la conservación del patrimonio histórico de las urbes.

Previous post

Caminos sin contratistas en Oaxaca

Next post

Gasto millonario en imagen evidencia que austeridad de Claudia Sheinbaum es una farsa: PRD CDMX

Redacción