CirculoDigitalColumnasCOLUMNAS DE HOYColumnistas

Corea y Cuba; Premio a la Paz. Ok.

Por: Juan Martínez Veloz

Estamos viviendo situaciones inéditas, contradictorias, muy pragmáticas en la política internacional, especialmente con el presidente americano Donald Trump en los Estados Unidos.

Primero Trump decide bombardear Siria en Medio Oriente en un conflicto extremadamente complicado y después, de la “noche a la mañana” aparece en la península de  Corea en Asia como el “gran pacificador” posteriormente a un intercambio de opiniones bastante fuertes en materia nuclear con el presidente de Corea del Norte (país muy cercano desde la II Guerra Mundial a Rusia y China).

Es un hecho histórico con el restablecimiento de dialogo y la comunicación entre los presidentes de las dos Coreas (República Popular Democrática de Corea y República de Corea) países hermanos divididos y rivales (Guerra de Corea 1950-1953)  debido en gran medida a la “Guerra Fría” entre Estados Unidos y la ex Unión Soviética (URSS).

La sangrienta Guerra de Corea  se inicio en 1950 cuando los ejércitos de Corea del Norte cruzaron el Paralelo 38 e invadieron Corea del Sur (no comunista) para reunificar las Coreas mediante la fuerza. Fue el inicio prácticamente en el campo militar de la “Guerra Fría” entre Estados Unidos, la ex Unión Soviética y China.

Los Estados Unidos (presidente Truman) decidieron apoyar en esa época militarmente a Corea del Sur por ver en la invasión  una amenaza del campo de países socialistas frente al ejército norteamericano que en esa época ocupaba Japón.

Fue una guerra  brutal que dejo una pérdida de una gran cantidad de vidas. Según algunas fuentes 142 mil estadounidenses resultaron muertos, China  sufrió 900 mil bajas y las Coreas (Norte y Sur) perdieron 4 millones de personas. RONALD E. POWASKI; “LA GUERRA FRÍA”, EDITORIAL CRITICA, BARCELONA, 1998, P. 115.

PENSAMOS QUE EN LOS HECHOS EL PRESIDENTE NORTEAMERICANO DONALD TRUMP Y SU POLÍTICA DE DISTENSIÓN EN ASIA SE ACERCA AL EX PRESIDENTE BARACK OBAMA EN CUANTO A DERRUMBAR “MUROS” Y VIEJOS CONFLICTOS INTERNACIONALES. ES LA CARA POSITIVA DE LA POLÍTICA EXTERIOR DE LOS ESTADOS UNIDOS.

En 2016 escribimos un artículo con el título  “EL REGRESO DE EUA A CUBA Y ARGENTINA”, por su actualidad y para verificar que Donad Trump y Barack Obama no andan tan distantes en política exterior, lo transcribimos en sus partes importantes:

“Recientemente fuimos testigos de dos acontecimientos que por su trascendencia histórica merecen un comentario; el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos de América y Cuba y la visita de Estado del presidente americano Obama a la Argentina.

Estos hechos se dan después de una etapa de largo distanciamiento entre EUA  y América Latina,  que en el caso de Cuba data desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 y en  Suramérica desde finales del siglo XX.

A pesar de que solo con Cuba las relaciones diplomáticas formalmente fueron interrumpidas después del triunfo de Fidel Castro en 1959, podemos afirmar que ESTADOS UNIDOS ESTÁ DE REGRESO EN AMÉRICA LATINA.

¿A qué se debe esto?

En el plano interno el presidente demócrata Obama manda un mensaje claro a los ciudadanos estadounidenses y población de origen hispano  “Estamos bien con América Latina, sin necesidad de recurrir a los golpes militares”.

En el plano externo;  indudable que después de la desintegración de la Unión Soviética en diciembre de 1991, EUA se quedo como la gran superpotencia mundial y ahora en 2016 está enfrentando diferentes retos en varias partes del mundo, por lo tanto necesita mantener una buena relación política en América Latina (su zona cercana de influencia).

El caso de Cuba es paradigmático en la región. No solo fue la primera y la única revolución socialista en la región en 1959 (que se inicio en México), sino que sobrevivió a la desintegración de la Unión Soviética y el bloque de países socialistas en 1991.

En el terreno político el presidente Barack Obama se apunta un triunfo a su favor al resolver uno de los grandes retos de la política exterior norteamericana por la vía pacífica. Lo mismo puede decirse también del presidente cubano Raúl Castro.

Mucho ayudara a Argentina  la buena relación con EUA para estabilizar su economía y a resolver el litigio histórico con los Ingleses de las Islas Malvinas, entre otros temas”.

Obviamente lo que pasa en el sudoeste asiático tendrá influencia en otras regiones del planeta y obliga a EUA a caminar por la línea de la distensión en América Latina en países como Cuba, Venezuela, México. No puedes ser un líder de la paz en Asia y un líder de la “guerra” en América. Al contrario, a los vecinos hay que tratarlos mejor “por si acaso” no sea que vayas a necesitarlos en algún momento (EUA).

SI CREEMOS QUE EL HECHO HISTÓRICO DE LA DISTENSIÓN MILITAR DE LAS COREAS MEREZCA UN PREMIO DE LA PAZ   COMPARTIDO ENTRE EL PRESIDENTE AMERICANO DONALD TRUMP, LOS PRESIDENTES DE LAS 2 COREAS (NORTE Y SUR) Y LOS GOBERNANTES DE RUSIA Y CHINA QUE SEGURAMENTE ACOMPAÑARON EL ACTO FACILITANDO LAS COSAS.

juanmartinez_veloz@yahoo.com

Previous post

Se compromete José Antonio Meade a destinar el 1.5 del PIB a ciencia y tecnología

Next post

Policía Federal y Condusef inauguran ciclo de conferencias en materia de Ciberseguridad

Redacción