CirculoDigitalColumna InvitadaColumnasOpinión

¿Una mujer ciega? No veo la justicia

Lucero Márquez

* Hay 9.4 millones de mexicanos en pobreza extrema

* Y, 53.4 millones en situación de pobreza extrema

La historia: La Asamblea General proclamó el 20 de febrero Día Mundial de la Justicia Social en 2007, con la finalidad de promover, a nivel nacional, actividades concretas que se ajusten a los objetivos y las metas de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social y el vigésimo cuarto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General.

El día: La conmemoración del Día Mundial de la Justicia Social debe apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos.

La definición: La justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro y entre las naciones. Se defienden los principios de justicia social cuando se promueven la igualdad de género o los derechos de los pueblos indígenas y de los migrantes; cuando se eliminan las barreras que enfrentan las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad.

Mi México lindo y querido: De acuerdo con el estudio más reciente de la Comisión Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México hay 53.4 millones de personas que se encuentran en situación de pobreza y 9.4 millones alcanzan ya la pobreza extrema; casi 30 millones de mexicanos padecen carencias sociales como: rezago educativo, acceso a los servicios de salud, la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda.

Mi letanía: Justicia social en México, no sólo es una asignatura pendiente; es una tarea permanente. Tal parece que, en mi México lindo y querido, se ha puesto un punto y aparte entre justicia y social; un punto que se convierte en compás de espera doloroso, sufrido para la población que la necesita, desea y “no más” no llega.

Creo que si la Themis, diosa de la justicia, tiene los ojos vendados, yo tengo una conjuntivitis crónica, marca “no veo claro”, pues “no más” no miro que me cuadren las acciones de justicia social con el número de población vulnerable que no puede comprar una canasta básica.

Quiero mirar programas destinados a incorporar a la población más desprotegida a empleos dignos, salud universal eficiente y oportuna, educación de calidad, seguridad efectiva, no discriminación indígena… qué bueno que tengo conjuntivitis crónica.

*La leyenda: Temis, desilusionada por las debilidades e inconsecuencias de los hombres, huyó de la tierra y se fue a refugiar en lo más alto del cielo.

¿Será que huir es la solución? ¿el refugio será el cielo?..

Previous post

Imprescindible aprobar la nueva Ley General del Agua: Pichardo Lechuga

Next post

Voy a emparejar el terreno, haré de México un país con menos desigualdades: Meade Kuribreña

Redacción