Percepción Política

Adiós triunfalismo energético

La Secretaria de Energía va de pesadilla en pesadilla. Primero la desairada Ronda Cero. Ahora, la forzada postergación de la licitación para explotar el petróleo en aguas profundas.

Hace unas cuantas semanas la peor pesadilla se le hizo realidad a la Sener, pues mientras se calculaba que en la primera fase de la ronda petrolera se colocaría el menos el 30 por ciento de los bloques en manos de la iniciativa privada, resultó que esta cifra llegó apenas a 14.3 por ciento.

Sólo 2 de los 14 bloques licitados fueron adjudicados en la primera fase de la Ronda Uno, que desde el principio dio señales de alarma puesto que de las 38 empresas que habían mostrado interés al inicio, finalmente sólo participaron nueve.

Del total, ocho bloques fueron desairados de plano, dado que no hubo siquiera una propuesta por ellos, y en cuatro casos las ofertas estuvieron por abajo de lo que estableció la Secretaría de Hacienda. Con inocultable decepción, las autoridades en materia energética tuvieron que admitir que el arranque de esta ronda no tuvo el impulso esperado.

El triunfalismo de que ya estaban al alcance los enormes beneficios de la reforma energética comenzaba a ponerse en entredicho en los hechos.

Y luego anteayer, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, salió a declarar que serán pospuestas las licitaciones en aguas profundas para contratos de exploración y extracción de hidrocarburos debido a que se ajustarán sus términos, luego de que la primera licitación que se llevó a cabo quedó lejos de las expectativas del gobierno.

En actitud frustrada, el funcionario anunció que se tendrán que modificar las reglas que «asustaron» a potenciales participantes en la licitación realizada en julio, en la que asignaron sólo dos de los 14 bloques ofrecidos en aguas someras del Golfo de México a empresas que se comprometían a pagar al Estado 40 por ciento de la ganancia después de ser descontados los costos de extracción del petróleo.

La subasta realizada el 15 de julio fue la primera de las cinco planeadas en la Ronda Uno, que se extenderá hasta el próximo año y que lleva a cabo la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), que regula el sector petrolero.

Coldwell afirmó que se podrían relajar los requisitos para que uno de los miembros de un consorcio funja como garante y cuente con un capital mínimo de 6 mil millones de dólares para proteger los intereses del Estado en caso de un accidente mayor.

Apuntó también que el gobierno ajustaría las reglas que prohíben que un consorcio elija una empresa operadora distinta a la seleccionada inicialmente, pero que salió del consorcio. El funcionario indicó que esa condición frustró la presentación de ofertas este mes. También podría permitir que las empresas hagan una segunda oferta en las licitaciones si la inicial no cumplió con los valores mínimos solicitados.

Hay un recordar que el actual gobierno le apostó a un crecimiento del 5 por ciento del PIB para finales del sexenio como resultados de las reformas estructurales. Según Hacienda, los mayores ingresos públicos y las grandes inversiones iban a permitir un aumento sustancial del gasto público que, a su vez, tendría un efecto multiplicador sobre el crecimiento económico. Eso ya no va a ocurrir. Cayó ya la cortina del sexenio.

Este y el siguiente año habrá recortes, y va a estar en chino que en 2017 y 18 se logre crecer a un 3 por ciento. De ese tamaño es el problema y encima viene el proceso de sucesión presidencial.

Previous post

Caliente debate protagonizaron Anaya y Corral

Next post

Detienen a siete por muerte de mando tras enfrentamiento en Guerrero

Juan Manuel Magaña

Periodista