Tinta FuerteTinta Indeleble

Las Patronas, solidaridad de clase mundial

En su última entrega la revista Forbes incluyó en su lista de «Mujeres Poderosas» a las extraordinarias veracruzanas conocidas como Las Patronas que llevan 20 años dando de comer a los migrantes que cruzan el país en busca del sueño americano

El listado de las 50 mujeres más poderosas de México engloba un sinnúmero de profesiones en las cuales ellas son impulsoras del cambio, pero existen cinco que han destacado en ámbitos poco comunes.

Esto pone a Las Patronas, como debe ser, en un tú a tú con las mujeres más influyentes del país en diversos ámbitos, como el empresarial, la investigación, el deporte y la cultura.

La revista indica que Las Patronas pertenecen al ámbito de aquellas mujeres que son las mejores en lo que hacen y que nunca “hubieras esperado encontrar en nuestra lista”

En entrevista con Forbes, Norma Romero Vázquez, coordinadora de Las Patronas dijo: “Hemos conocido a Dios a través de los migrantes”.

Norma maneja todos los días una camioneta Chevrolet 1997 para comprar verdura, pan y recoger la mercancía que le dan algunas empresas, con la que alimenta a al menos 150 migrantes al día.

Ella encabeza al grupo de ayuda humanitaria conformado por 14 mujeres de la comunidad La Patrona, en Amatlán de los Reyes, Veracruz, que desde hace dos décadas preparan decenas de paquetes con una bolsita de arroz, una de frijol, cinco bolillos o 10 tortillas, una lata de atún, fruta y un dulce.

Así, dan de comer a los migrantes que cruzan por la comunidad a bordo de La Bestia, el tren de carga que atraviesa el país y que utilizan centroamericanos y mexicanos para llegar a Estados Unidos.

Además, Las Patronas fueron propuestas para ser nominadas a recibir el Premio Princesa de Asturias.

Se calcula que estas mujeres han podido atender a una cantidad cercana al millón de migrantes en sus dos décadas de servicio.

Sus acciones han generado la formación de redes solidarias con las poblaciones migrantes en gran parte del continente americano, además de que sus esfuerzos han sido motivo de réplica en algunas zonas de la ruta migratoria en nuestro país.

Las Patronas fomentan valores como el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la piedad, la honradez y la humanidad, las allá de las nacionalidades. Para ellas, la única razón de su amor a los migrantes es su condición de seres humanos, no su pertenencia a una nación o a un territorio, lo que es especialmente valioso como ejemplo para el mundo en tiempos en que las políticas migratorias en diversas regiones claman por el cierre de fronteras.

 

Previous post

Letizia: su satánica majestad

Next post

Las vacaciones de Mancera

Laura Féliz